Administrador judicial LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos)

Muchas son las facultades del Administrador Judicial LAU, la regulación de alquileres es una de las funciones que ejerce esta figura jurídica. El profesional en esta área, se rige por un conjunto de normas establecidas en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y el Real Decreto Ley (RDL).

Facultades del Administrador Judicial LAU

El administrador designado tiene el deber de conservar y evitar la pérdida o deterioro de los bienes sujetos a rentas. Sin embargo, las responsabilidades y obligaciones del administrador judicial LAU no debe limitarse, siempre y cuando trabaje bajo la autorización judicial.

Funciones del Administrador Judicial LAU

Las regulaciones en materia de arrendamientos tienen como finalidad garantizar la protección de las familias en materia de vivienda y hábitat. El administrador judicial tiene la tarea en conformidad con las leyes de promover seguridad a los arrendadores o arrendatarios. En otras funciones están:

  • Celebrar contratos de arrendamiento
  • Autorizar la continuación de arrendamientos ya en curso
  • Renovar los fenecidos
  • Informar al arrendatario de la calidad en la que arrienda
  • Advertir al arrendatario la duración del contrato
  • Informar sobre el poder especial que se necesita para concertar arrendamientos mayores a 6 años

Obligaciones del Administrador Judicial LAU

Es obligación del administrador conservar los bienes en el mismo estado con que le fueron entregados, sin importar los gastos que esto conlleve. Previniendo su deterioro y en caso contrario realizar las reparaciones pertinentes para conservar el patrimonio en buen estado.

El juez deberá estar en conocimiento de las modificaciones o decisiones tomadas por el administrador. En caso de encontrarse limitadas las facultades del administrador, los titulares deberán velar por la conservación. 

Es deber del administrador judicial LAU gestionar los pagos que deriven de derechos y obligaciones que recaigan sobre los bienes administrados. Este podrá administrar las cantidades obtenidas sin suplir los incumplimientos de pago por parte de lo responsable.

Para la conservación de los bienes la figura jurídica encargada podrá incurrir en gastos, pero solo los necesarios para el mantenimiento del inmueble. Dentro de estos están: libros de cuentas, sellos, papelería, gastos de administración y de letrado, viajes manutención y hospedaje. Todo esto sometido a control judicial con rendición de cuentas periódicas.


Quizás te interese...